Quien no se ha visto en esta situación. Reunión de amigos y tú eres el encargado de elegir un vino...buff!. ¿Complicado? Sí quizá un poco, pero nadie te pide que seas un experto, para ello se necesitan años de preparación y unos sentidos bien formados. Por lo tanto, para salir airoso en tu elección debes tener en cuenta:

* ETIQUETA: para y lee, no tengas vergüenza. Todas las características de un vino las Bodegas siempre las plasmamos en la etiqueta. Es la mejor explicación y nuestro contacto directo con el cliente antes de degustar un vino.

* HUELE: ya sabes, hay que buscar aromas primarios, secundarios y terciarios, todo es teoría, pero sobre todo busca lo que a ti te cause buena impresión, que te provoque acompañar tu comida con ese vino.

* SABOREA: intenta apreciar el gusto que deja el vino en la lengua, ácido, amargo, dulce, los taninos, el contenido en alcohol...

* CONCLUYE: valora si es apto finalmente o no para acompañar tus platos. Valora si tienes que pedir blanco o tinto en función de lo que cada persona vaya a comer o incluso si tienes que optar por varias botellas o copas.

El mejor vino es el que a uno le gusta, intenta transmitir esa impresión a los tuyos! 

Publicado: 26 de Abril de 2017