La botella de vino más antigua del mundo conservada en estado líquido se encuentra en el Museo Histórico Pfalz, en la localidad alemana de Speyer. Se la conoce como Römerwein y se le atribuye una antigüedad aproximada de 1600 años. Es de litro y medio, de cristal, sellada con cera, y se encontró en 1867 mientras se trabajaba en los cimientos de un inmueble y se descubrió la tumba de un noble matrimonio romano. En el sarcófago de la mujer había restos de seis botellas de vino y en la del hombre, de diez, una de las cuales aún se mantenía entera y con líquido blanquecino en el interior.

Jamás ha sido abierta porque los expertos de la época consideraron que el tiempo podría haber convertido en venenoso su contenido, pero también porque se teme que pudiese romperse el cristal al abrirla o que el líquido no pudiese soportar el impacto del aire.

                                                                         ( Noticia extraida de prensa )

Publicado: 10 de Julio de 2017 a las 11:08