La poda es de las labores más importantes que se realizan en la viña, por no decir, la que más, ya que de ella dependerán la calidad de nuestros caldos. La vid es una planta delicada. Sin los cuidados necesarios degenera y adquiere un aspecto leñoso o selvático, decayendo su imagen y su producción.

Poda significa "herida" y con esa herida estamos regenerando la planta, pero mientras no se cierre o se cure, la vid puede estar expuesta a la contaminación aérea, aunque también puede existir una contaminación por transmisión de los utensilios de poda, los cuales deben estar perfectamente desinfectados con lejía o alcohol.

Lo principal es evitar grandes cortes, podar en el medio del entrenudo, tijeras afiladas y desinfectadas y mucha práctica. El trabajo de la poda no puede ser realizado por cualquiera. Debe tratarse de manos curtidas, ya que es una labor que requiere intuición y mucha experiencia.

A parte de la busqueda de la calidad, dar consistencia a la cepa o evitar la formación de cultivos intrincados, la poda permite poder laborear la viña, ya que la leña no interferirá en los trabajos de labranza y en la aplicación de los productos fitosanitarios.


Publicado: 2 de Marzo de 2017 a las 18:29