Antes de catar debemos conocer los sabores que podemos percibir:

* SABOR DULCE: se percibe de forma inmediata al contacto con la lengua. este sabor se debe a la acción conjunta de los azúcares (glucosa y fructosa) que provienen de la uva y no fermentan y de los alcoholes (etano, metanol, glicerol), resultado de la transformación de azúcares en la fermentación.

* SABOR ÁCIDO Y SALADO: se perciben rápidamente, pero tienen un mayor grado de persistencia. Las sustancias ácidas provienen de la uva (ácido tartárico, málico, cítrico...) o del proceso de fermentación (acético, láctico, málico...). El ácido tartárico y el málico son fuertes y duros, mientras que el láctico es más suave.

La acidez es un componente esencial en el vino, tanto como el alcohol, ya que otorga la frescura a los blancos y en los tintos participa en el equilibrio de los sabores dulces y tánicos.

* SABOR AMARGO: pertenecen a la familia de los compuestos químicos (polifenoles, antocianos y taninos) que contribuyen al color y al sabor.

Teniendo estas nociones básicas, mañana catamos, te apuntas?

Publicado: 14 de Marzo de 2017 a las 09:49